Oración para alejar los malos espíritus y los malos pensamientos


Sábado 15 de septiembre de 2012
por  Maestro Lenwé
popularidad : 1%  Visitas  7071




Oración para alejar los malos espíritus y los malos pensamientos


Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender dos velas, una negra y otra blanca para evitar el mal y si es posible realizar una vaporización de aceite ensencial con perfume de incienso. Es bueno mantener la cabeza un poco inclinada cuando se recita y al final hacer la señal de la cruz, momento en el que se debe comunicar la petición que se necesita alcanzar, posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco en torno a dos minutos y acto seguido apagad la vela y la lamparilla o sahumerio con perfume que se encendió al principio. Es recomendable decirla cada día y a poder ser a la misma hora.

Rezo:

"En nombre de Dios Todopoderoso, que los malos espíritus se alejen de mí y de este lugar, y que los buenos sirvan de baluarte contra ellos. Espíritus malvados que inspiráis malos pensamientos a los hombres. Espiritus tramposos y engañosos, espiritus burlones que abusáis de su credulidad, os rechazo con todas las fuerzas de mi alma y cierro mis oídos a vustras falsas sugestiones, pero al mismo tiempo pido que se derrame. sobre vosotros la misericordia de Dios.

Espíritus buenos que os dignáis asistirme, dadme fuerza para resistir la influencia de los malos espíritus y la luz necesaria para no caer en la burla de sus perversas intenciones. Preservadme del orgullo y de la presunción, separad de mi corazón los celos, el odio, la malevolencia y todo sentimiento negativo y contrario a la caridad, porque son otras tantas puertas abiertas a las fuerzas del mal.".







Comentar el Artículo


Siguenos






Estadísticas

Última actualización

Miércoles 25 de marzo de 2015

Publicación

991 Artículos

Visitas

1234 hoy
2636 ayer
1803435 desde el principio