Conoce el nombre de tu Angel de la Guarda


Domingo 30 de marzo de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  745




De los libros más clásicos del estudio de los ángeles, ahora te propopongo que, siguiendo las instrucciones que te voy a proporcionar, conozcas el nombre de tu angel de la guardia o guarda, como quieras llamarlo.

Siempre es necesario que te concentres en lo que vas a hacer. Piensa en el objetivo que persigue y que lo que estás haciendo es un camino que ha de llevarte allí. Estas prácticas son instrumentos y su efectividad dependen mucho de tu actitud hacia lo que estás haciendo. Una practicad de este tipo PREDISPONE a la consecución de un objetivo, pero NO DETERMINA. Así que mucho de lo que hagas depende de ti.

No actúes nunca con malicia, pues se volvería contra ti. Tampoco sea excesivamente egoísta. Piensa en ti, pero también en los demás. Analiza tu acción y hacia dónde te conduce. No siempre lo que queremos es lo mejor para nosotros. PIENSALO.

Quizás tus problemas no están dónde tu crees que está el problema. Te aconsejo que empieces con rituales sencillos, de predisposición como yo los llamo, y de carácter generalista. De todas formas siéntete libre para hacer lo que quieras. Es un buen principio para comenzar.

Instrucciones para conocer el Angel de la Guardia.

La Cábala afirma que todos tenemos un ángel que rige sobre las características de nuestra personalidad: éste no es nuestro ángel de la guarda (el cual es personal), es uno de los 72 ángeles que rodean el Trono de Dios.

Algunos defienden que a cada persona le corresponde uno de esos 72 ángeles según su fecha de nacimiento, que ese es su ángel guardián, y que en consecuencia comparte su ángel guardián con millones de personas.

Presentamos al lector un método poco conocido.

1) Vistite completamente de blanco incluyendo la ropa interior. Quédate descalzo.

2) Durante 24 horas, no coma carne de animal alguno (incluyendo pescado), evite todo tipo de actividad sexual, no tome alcohol, no beba café ni estimulantes, no se drogue, evite en lo posible toda conducta, emoción, sentimiento o pensamiento destructivo.

3) Queme incienso.

4) Ponga música suave, preferiblemente instrumental, y que necesariamente le sea espiritualmente inspiradora

5) Todo lo anterior (incienso y música) habrá de ponerlo en un lugar adecuado, como puede ser su cuarto previamente acondicionado . Una vez que sienta que el cuarto esté purificado, sacará el libro espiritual que sea más importante para ti (La Biblia, el Libro de Urantia, el Bhágavad-guitá, el Talmud, etcétera), y lo colocará en una mesita cubierta por un delantal blanco, parándose de frente al Este (tenga una brújula para esto).

6) Estando parado en dirección al Este, y con el libro en la mesita, cierre los ojos y concéntrese por un momento en la Presencia Yo Soy (la presencia de Dios individualizada en su esencia y según su esencia).

Habiendo sentido ese contacto con su propia divinidad, abra el libro al azar (sin premeditar en qué parte abrirlo) con los ojos cerrados y deslice el dedo índice de su mano derecha hasta detenerlo en cualquier punto de la página, según le dicte la intuición espiritual. Una vez que ha detenido el dedo en donde le dictó la intuición, no lo mueva en absoluto, abra los ojos, y mire si lo que hay bajo la punta de su índice es una vocal o una consonante: si es una vocal, ignórela; si es una consonante, anótela, y vuelva a repetir el proceso (sin perder el orden en que van saliendo las consonantes) hasta obtener tres consonantes o, si le dicta la intuición, cuatro, cinco, seis, o más.
Cuando su intuición le diga que ya tiene suficientes consonantes, vaya por una Biblia y ábrala en el Salmo119. Otra vez se parará en dirección al Este y con los ojos cerrados deslizará el índice, pero solo sobre el salmo, deteniéndolo siempre cuando le dicte la intuición, y posteriormente viendo si debajo de la punta del dedo hay una vocal o una consonante: en esta ocasión, debe encontrar vocales e ignorar consonantes, y también parará cuando la intuición le diga que ya tiene suficientes vocales.
Finalmente, cuando tenga todas las consonantes y las vocales, únalas según su intuición (no necesariamente respetando el orden en que aparecieron), sin omitir ninguna y formando un nombre, al cual le agregará la terminación “el” (o “él”) u “on” (u “ón”): lo que obtenga será entonces el nombre de su ángel guardián, que de ahora en adelante podrá emplear para una comunicación más efectiva, siendo recomendable que lo diga con la voz y no solo con el pensamiento.

7) Cuando hayas obtenido el nombre de su ángel guardián, agradézcale a Dios, a él (su ángel guardián), y a los ángeles en general, y hecho esto concluya el ritual.







Comentar el Artículo

Logo de cesar orrego jaramillo
Lunes 31 de marzo de 2014 à 04h40 - por  cesar orrego jaramillo
deseo conocer el nombre e mi angel de mi guarda
Logo de florecita
Domingo 30 de marzo de 2014 à 21h01 - por  florecita
esp uro choro lo de esmeralda




Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

798 hoy
1824 ayer
6145163 desde el principio

Visitantes conectados: 6