Oración a la Virgen de Chinquinquirá para protección de hijo


Lunes 2 de junio de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  454




Oración a la Virgen de Chinquinquirá para protección de hijo

Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color azul.

Posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos.

Oración

¡Oh Santa Madre Reina! de nuestros corazones. Abogada de los casos más desesperados; Madre pura y compasiva; Madre del Amor Divino y llena de Luz Divina, pongo en tus tiernas manos el favor que aquí te pido... ( pedir el favor y rezar un avemaría y gloria )

Apiádate de nuestras miserias, de nuestros corazones, de nuestras lágrimas, de nuestras aflicciones y de nuestros sufrimientos del espíritu. Acudo a Ti Madre mía, para que por medio de tu Divino Hijo Nuestro Señor Jesucristo, sea escuchado mi ruego. Yo prometo que al ser oída mi súplica, difundiré Tu Gloria ¡Oh Madre Reina mía yo propagaré tu nombre como Madre de nuestros corazones y Reina del Universo.
Te ruego que me oigas postrado ante Tu altar donde diariamente nos das tantas pruebas de Tu Amor y de Tu Poder, consiguiéndonos la salud del cuerpo y el alma, intercediendo por los ruegos con que a Ti llegamos ante Tu Amado Hijo Jesús. Jamás perderé la esperanza en Ti ¡Oh Madre! Virgen Reina nuestra y pídele a Nuestro Señor Jesucristo que nos de salud de cuerpo y alma, que perdone nuestros pecados y que nos de fortaleza para que perseveremos en nuestra Fe hasta el fin y así gozar de su Amor y salvación.
¡OH Virgen Reina de nuestros corazones sáname de cuerpo y alma pues en ¡Ti confío! ¡OH Virgen Reina de nuestros corazones guíanos y protégenos de todo mal y peligro, de las asechanzas del enemigo, en Ti confío! ¡OH Virgen Reina de nuestros corazones, fortalece nuestra Fe para que nos mantengamos en unión contigo ¡Oh Madre Reina y junto a tu Hijo Amado Jesucristo, en ¡Ti confío!

Tu viniste ¡Oh Madre Reina y Amada en celeste aparición a enseñarnos el Amor a Tu Divino Hijo Jesucristo y a conseguir con fervor las gracias por el Santo Rosario. Amén.

AMEN

El Oráculo de Delfos. Te veo. Te ves.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

1666 hoy
2124 ayer
5856315 desde el principio

Visitantes conectados: 36