Oración a la Virgen de Lourdes para la curación de enfermos


Domingo 28 de julio de 2013
por  Maestro Lenwé
 Visitas  672




Oración a la Virgen de Lourdes para la curación de enfermos


Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela morada símbolo de espiritualidad y si es posible realizar una vaporización de aceite esencial con perfume de incienso o mirra. Es bueno mantener la cabeza un poco inclinada cuando se recita y al final hacer la señal de la cruz, momento en el que se debe comunicar la petición que se necesita alcanzar, posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos y acto seguido apagad la vela y la lamparilla o sahumerio con perfume que se encendió al principio.

Rezo:

"Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta,
elegida por Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción: así como por
Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que por la gracia de Dios has sido elegida para ser Madre del nuevo
pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre.

A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en este Triduo, para
rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de
pecado.

Acuérdate, Virgen Santísima, que has sido hecha Madre de Dios, no sólo para tu dignidad y gloría, sino también para
salvación nuestra y provecho de todo el género humano. Acuérdate que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos
han acudido a tu protección e implorado tu socorro, haya sido desamparado.

No nos dejes, pues, a nosotros tampoco,
porque si nos dejas nos perderemos; que tampoco nosotros queremos dejarte a ti, antes bien, cada día queremos crecer
más en la verdadera devoción a ti, nuestra Madre y Señora.

Encomendamos a tu amor maternal la integridad
de la familia cristiana, el ejemplo de los padres,
la inocencia de los niños, la mirada limpia de la juventud.

Te lo suplicamos por Jesucristo.
Esta gracia quiero de Vos.
¡Oh Dios mío¡ si es de vuestro agrado
(Haga la petición)_________
Si no fuerais Todopoderoso, no os haría esta súplica. ¡Oh Jesús¡
Tened piedad de mi. Hágase en todo vuestra santísima voluntad".







Comentar el Artículo