Oración Santo Niño de Atocha para Gracia


Jueves 16 de enero de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  768




Oración a Santo Niño de Atocha

Retratada como un pequeño peregrino español, la imagen del niño Jesús, conocido como el Santo Niño de Atocha, usa un largo vestido con una capa que tiene un ancho cuello de encaje y puños con volados. En su capa está la imagen tradicional de un peregrino, una concha de berberecho, y él sostiene una pequeña canasta con su mano izquierda, y una vasija de agua está sostenida por un bastón que tiene en su mano derecha. El pequeño santo niño usa sandalias abrochadas con hebillas –huaraches- de plata, y un sombrero grande y flexible con una pluma. Aunque se lo conoce como un peregrino, generalmente se lo muestra sentado en una pequeña silla.

La tradición devota del Santo Niño de Atocha es un relato rico, tanto en historia como en devoción. Aunque el Santo Niño es el trabajador milagroso, la devoción originalmente fue Mariana. Como es apropiado, antes de que se le pida a un niño hacer algo, la persona que pide debe solicitar en primer lugar permiso a la madre del niño. De este modo, los rezos y las novenas para el Niño de Atocha comienzan con un rezo a María, Nuestra Señora de Atocha.

Según la tradición, la devoción a Nuestra Señora de Atocha y su niño hacedor de milagros se originó en Antioch, y San Lucas el Evangelista fue el escultor de la primera imagen de la madre y el niño. De este modo, es posible que la palabra Atocha provenga de Antiochia. La devoción a Nuestra Señora con ese nombre se extendió rápidamente, y en 1162 hubo una hermosa estatua medieval en la Iglesia de Santa Leocadia en Toledo. En 1523, Carlos V de España pagó un enorme templo y ubicó la estatua bajo el cuidado de los Dominicanos. La imagen del Santo Niño era desmontable, y las familias devotas tomaban prestada la imagen del niño cuando una mujer estaba a punto de dar a luz a su bebé.

Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color blanco. Inicia toda oración con la marca de la cruz.
Posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos.

Oración:

¡Sapientisimo Niño de Atocha, general

protector de todos las hombres, general

amparo de desvalidos, medico divino de

cualquier enfermedad. Poderosisimo Niño:

yo te saludo, yo te alabo en este dia y te

Ofrezco estos tres Padre Nuestros y Ave

Marias con Gloria Patri, en memoria de

aquella jornada que hicistes encarnado en

las purisimas entrañas de tu amabilisima

Madre, desde aquella cuidad santa de

Jerusalén liasla llegar a Belén.

Por cuyos recuerdos que hago en este dia

te pido me concedas lo que te suplico, para lo

cual interpongo estos méritos y los

acompaño con los del coro de los Querubines

y Serafines, que están adornados de

perfectisima sabiduria, por los cuales espero,

preciosisimo Niño de Atocha, feliz despáche

en lo que te ruego y pretendo, y estoy cierlo

que no saldré desonsolado de ti, y lograre

una Buena muerte, para llegar a

acompañarte en Belén de la Gloria, Amén.

Aqui se hace la petición y se rezan tres

Padre Nuestros y Ave Marias

(PEDIR DESEO).

Concédenos la salud, llévanos por buen camino, que sea siempre la virtud que guie nuestro destino. Tú eres toda mi esperanza, eres el consuelo mío, en Ti creo, en Ti confío. Tu Divina Providencia se extienda a cada momento para que nunca nos falte casa, vestido, sustento y los Santos Sacramentos en el último momento.

Así sea.

El Oráculo de Delfos. Te veo. Te ves.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

937 hoy
1928 ayer
5851301 desde el principio

Visitantes conectados: 79