Oración a San Cono para ganar Lotería

, por  Oráculo de Delfos 10175

Oración a San Cono para ganar Lotería

San Cono nació en el Siglo XlI en un pequeño pueblo de la provincia de Salerno, Italia, llamado Teggiano. Cono sintió despertar desde muy pequeño su vocación de santidad. Tempranamente decidió solicitar el ingreso al monasterio benedictino de San Nicolás, pero el Superior, conociendo los desvelos que los padres tenían por aquel único y tardío hijo, no lo aceptó. Sin embargo, Cono ardía de impaciencia por retirarse al monasterio. Tanto es así que se presenta en uno de una ciudad más alejada, de incógnito. Sus padres lo siguen y lo reclaman y él se esconde en el horno de pan del monasterio de Sta. María de Cadossa. Al salvarse por verdadero milagro de morir quemado, sus padres aceptan su llamado vocacional. El joven benedictino fray Cono, no cesa de orar y trabajar en las labores más humildes: cocina, barre, atiende la huerta. Un atardecer de verano aquel frágil morje que aún no contaba con 20 años recibe un misterioso mensaje: “Esta noche Dios te llamará”. Así sucedió, en la madrugada del 3 de junio de un año de comienzos del siglo XII San Cono moría serenamente. EI 27 de setiembre de 1261, los dos pueblos cercanos se disputaban los restos del monje benedictino. Finalmente deciden ponerle en un carro y dejar que los bueyes decidan el camino. El rumbo fue el pueblo de Teggiano natal y ante la iglesia de su infancia los bueyes se echaron.


San Cono es conocido por los aficionados a las loterías como el «Padre de las Cábalas». Hay creencias de que este Santo ayuda a la gente humilde, sobre todo cuando esta se encuentra en un aprieto económico.

Preparación:

Según la leyenda, de acuerdo como sea el problema, el le envía el favor; si es pequeño, le proporciona una pequeña cantidad para que resuelva su problema; y si es grande, la ayuda será mayor.
Todas las combinaciones numéricas referentes a San Cono tienen como base al TRES, y para pedir la gracia es indispensable leer la siguiente oración.

Oración:

Oh santo candidísimo de pureza y ejemplo de santa caridad
gloriosisimo SAN CONO, nosotros, humildes devotos vuestros,

os presentamos la ofrenda más sincera
de nuestro corazón.

Nos congratulamos de la gloria singular
de que gozáis en el cielo;

nos alegramos de los dones
con que os previno, acompaño y consumo la divina gracia

y rendimiento las más vivas gracias al SUPREMO dispensador de todo bien.

Tu, que anunciado milagrosamente,

nacisteis para ser ejemplo de perfecta caridad.

Vos, que al candor de la inocencia bautismal

y angelical pureza supisteis unir los rigores

de las mas austeras penitencias.

Vos, que en la flor de los años buscasteis la soledad

del claustro para consagraros y mejor servir a Dios.

Vos, que en tan corta vida supisteis llegar a la cumbre

de la perfección y Santidad.

Vos, finalmente, que después de la muerte hicisteis brillar vuestro

poder obrando milagros estupendos;

Mirad benignamente desde el cielo

a cuantos a Vos acuden

Ilenos de confianza en vuestro patrocinio.

Que vuestra devoción acredite a nosotros

la imitación de vuestras virtudes,

especialmente en fe viva, una eficaz esperanza

y una inflamada caridad hacia nuestros Dios y señor

y su Inmaculada Madre María,

para que amándose como vos los amasteis,

podamos en el cielo y en compañía Vuestra

bendecir y alabar la divina misericordia.

Amen.

El Oráculo de Delfos. Te veo. Te ves.