Oración a San Patricio para protección familia

, por  Oráculo de Delfos 629

Oración a San Patricio para protección familia

San Patricio es el patrón de Irlanda.
Tiene fama de milagroso y especialmente de ser un gran protector de la familia.
Utilizó el trébol como simil de la Santísima Trinidad.
Lucho contra el paganismo siendo capaz de convertir a toda Irlanda al Catolicismo.
(Extraido de Historia de los Santos. A.C. 1958)

Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color blanco. Inicia toda oración con la marca de la cruz.
Posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos.

Oración:

  • Me envuelvo hoy día y ato a mi una fuerza poderosa,
  • la invocación de la Trinidad,
  • la fe en las Tres Personas,
  • la confesión en la unidad de Creador del Universo.
  • Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza del Cristo
  • con su Bautismo, la fuerza de su crucifixión y entierro,
  • la fuerza de su resurrección y ascensión,
  • la fuerza de su regreso para el Juicio de Eternidad.
  • Me envuelvo hoy día y ato a mi la fuerza
  • del amor de los querubines, la obediencia de los ángeles,
  • el servicio de los arcángeles,
  • la esperanza de la resurrección para el premio,
  • las oraciones de los patriarcas,
  • las profecías de los profetas,
  • las predicaciones de los apóstoles,
  • la fe de los mártires, la inocencia de las santas vírgenes
  • y las buenas obras de los confesores.
  • Me envuelvo hoy día y ato a mi el poder del Cielo,
  • la luz del sol, el brillo de la luna, el resplandor del fuego,
  • la velocidad del rayo, la rapidez del viento,
  • la profundidad del mar, la firmeza de la tierra,
  • la solidez de la roca.
  • Me envuelvo hoy día y ato a mi
  • la fuerza de Dios para orientarme,
  • el poder de Dios para sostenerme,
  • la sabiduría de Dios para guiarme,
  • el ojo de Dios para prevenirme,
  • el oído de Dios para escucharme,
  • la palabra de Dios para apoyarme,
  • la mano de Dios para defenderme,
  • el camino de Dios para recibir mis pasos,
  • el escudo de Dios para protegerme,
  • los ejércitos de Dios para darme seguridad
  • contra las trampas de los demonios
  • contra las tentaciones de los vicios
  • contra las inclinaciones de la naturaleza
  • contra todos aquellos que desean el mal
  • de lejos y de cerca, estando yo solo o en la multitud.
  • Convoco hoy día a todas esas fuerzas poderosas,
  • que están entre mi y esos males,
  • contra las encantaciones de los falsos profetas,
  • contra las leyes negras del paganismo,
  • contra las leyes falsas de los herejes,
  • contra la astucia de la idolatría,
  • contra los conjuros de brujas, brujos y magos
  • contra la curiosidad que daña el cuerpo
  • y el alma del hombre.
  • Invoco a Cristo que me proteja hoy día del veneno,
  • el incendio, el ahogo, las heridas,
  • para que pueda alcanzar yo abundancia de premio.
  • Cristo conmigo, Cristo delante de mi, Cristo detrás de mi,
  • Cristo en mi, Cristo bajo mi, Cristo sobre mi,
  • Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda,
  • Cristo alrededor de mi, Cristo en la anchura,
  • Cristo en la longitud, Cristo en la altura,
  • Cristo en la profundidad de mi corazón, Cristo en el corazón
  • y la mente de todos los hombres que piensan en mi,
  • Cristo en la boca de todos los que hablan de mi,
  • Cristo en todo ojo que me ve,
  • Cristo en todo oído que me escucha.
  • Me envuelvo hoy día en una fuerza poderosa,
  • la invocación de la Trinidad, la fe en las Tres Personas,
  • la confesión de la unidad del Creador del Universo.
  • Del Señor es la salvación, del Señor es la salvación,
  • De Cristo es la salvación.
  • Tu salvación Señor esté siempre con nosotros.

AMEN.

El Oráculo de Delfos. Te veo. Te ves.