Llamadas a Angeles y Arcangeles: El Arcángel Zadquiel


Lunes 31 de marzo de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  382




Oración al Arcángel Zadquiel

Él es uno de los siete grandes arcángeles y uno de los llamados “Ángeles de la Presencia” (los ángeles que están en presencia de Dios), además de uno de los nueve Regentes del Paraíso según ciertas fuentes. El nombre “Zadquiel” significa “Justicia de Dios”.

Se le han dado los siguientes títulos: Ángel de la Misericordia, Ángel del Perdón, Ángel de la Compasión, Ángel de la Transmutación, Ángel de la Liberación, Ángel de la Memoria, Ángel del Recuerdo, Ángel de la Magia, Ángel de la Alquimia, entre otros.

La tradición rabínica considera a Zadquiel como el Ángel de la Piedad debido a que el sefirot que le corresponde es Jesed, sefirot de la Compasión-Piedad-Misericordia. Indisociable de aquello es el papel que se le atribuye como el ángel que Dios envió para detener la mano de Abraham cuando iba a sacrificar a Isaac, su hijo. No obstante hay fuentes que afirman que el ángel que detuvo a Abraham no fue Zadquiel sino otro: en esta línea, muchos creen que fue Gabriel debido a su papel de Arcángel Mensajero.

El Catolicismo solo reconoce de manera oficial a tres arcángeles debido a que solo esos tres están en la Biblia: Miguel, Gabriel y Rafael. A Zadquiel, junto con los otros arcángeles, no los niegan pero tampoco los afirman en el sentido de que dentro de la doctrina oficial sean referidos como seres reales. Lo mismo ocurre con las Iglesias Cristianas Ortodoxas: solo reconocen a Miguel, Gabriel y Rafael.

Por su parte, en general las iglesias protestantes solo reconocen a dos (Miguel y Gabriel).

Solo la Iglesia copta de Etiopía lo reconoce, debido a que tiene como canónico al Libro de Enoc, en el cual se nombra a este arcángel.

Las plegarias y oraciones predisponen a realizar el bien, y nos ayudan a conseguir nuestros objetivos.

Toda oración ha de ir acompañada de buenos deseos para ti y para los demás.

Tu fé será fundamental. Cada santo tiene sus particularidades, y por su vida y sus obras se le atribuyen unos milagros u otros, pero eres tu quien debe de poner la intencionalidad y el motivo por el que quieres la concesión de la petición o gracia.

Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color morado. Inicia toda oración con la marca de la cruz.

Posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos.

Oración:

‹‹Amado Arcángel Zadquiel, te invoco para que me ayudes a liberarme de la energía negativa que guardo en mi corazón, libérame del rencor y del dolor. Ayúdeme a perdonar y a olvidar las ofensas y la humillación. Zadquiel, purifica mi corazón y llena mi alma de amor divino. Gracias Amado Ángel por ayudarme a perdonar. Amén››

‹‹Amado Arcángel Zadquiel, corta y libérame con tu espada de Luz Violeta, toda cosa negativa que esté atrasando mi evolución y la de toda la Humanidad››

‹‹En nombre de la Divina Presencia ¡YO SOY! que hay en nosotros, y con la fuerza magnética del Fuego Sagrado que reside en nuestros corazones, apelamos a vos, poderoso Arcángel Zadquiel: encended cada célula de nuestro cerebro, de nuestros cuatro cuerpos inferiores, de nuestras auras, chacras y conciencias con la Llama Violeta, traspasándonos con sus flameantes y purificadores rayos, liberándonos de todas las limitaciones y dificultades que están ocultas y constituyen obstáculos en nuestro camino hacia La Luz; transformad todo en pureza, libertad y perfección. Os lo agradecemos›› .

El Oráculo de Delfos. Te veo. Te ves.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

880 hoy
1329 ayer
5958112 desde el principio

Visitantes conectados: 23