Oración de la Santa Cruzada para ahuyentar a los enemigos


Lunes 11 de febrero de 2013
por  Maestro Lenwé
 Visitas  5475




Oración de la Santa Cruzada para ahuyentar a los enemigos


Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color morado símbolo de espiritualidad y si es posible realizar una vaporización de aceite esencial con perfume de albahaca. Es bueno mantener la cabeza un poco inclinada cuando se recita y al final hacer la señal de la cruz, momento en el que se debe comunicar la petición que se necesita alcanzar, posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos y acto seguido apagad la vela y la lamparilla o sahumerio con perfume que se encendió al principio. Debe repetirla durante nueve días seguidos.

Rezo:

«Cruz bendita te adoro, Te adoro Cruz Bendita, estandarte Venturoso donde murió el Rey Glorioso. Vencedor del enemigo, por tí Santísima Cruzada: merced le pido me libre de ser vencido, de una hora mala y fatal, por ti Cruzada pido que si en este día o en esta hora hubiera mala influencia contra mi enemigos procuraran la Virgen Santísima y el Espíritu Santo me libre, y poder de Dios, por el Santísimo Sacramento se vea alumbrada mi casa; te ruego virgen y madre de Dios que con el velo negro con que fuiste cubierto sea yo tapado y con el Santo Sepulcro sea yo sepultado, y con el alma de Nuestro Señor Jesucristo sea yo armado, para que mis enemigos y contrarios se retiren»tres pasos atrás" que al decir yo el nombre de la Santísima Cruzada, hombres yanimales se rindan y aún como se rindió el demonio al Angel San Miguel como se rindieron los judíos al Hijo de Dios y permita la Virgen Santísima y madre del amor hermoso que un aviso que de yo en nombre de la Santa Cruz de los enemigos invisibles de mi lado se ausenten y sus malas intenciones no lleguen a mi.

AMEN.

He aquí la Santa Cruzada del corazón de Jesús que me defiende de tempestades, de maldades y de malicias de mis enemigos y me conduce por el camino glorioso por donde caminan las nobles almas guiadas por este valle de lágrimas por el divino Jesús divino maestro salvador de las almas buenas.

Me arrodillo ante la imagen sacra del altísimo en esta hora de contrición y retiro, mi alma puesta en la mansión del Salvador para ser redimida de todos los pecados y todas sus pasiones. Amén.

(Rece Un Padre Nuestro y una Ave María)".







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

567 hoy
1773 ayer
6156437 desde el principio

Visitantes conectados: 74