Oración de San Ambrosio antes de la Comunión


Martes 15 de octubre de 2013
por  Maestro Lenwé
 Visitas  123




Oración de San Ambrosio antes de la Comunión


Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación que realizarás antes de la comunión. Procura arrepentirte sinceramente de tus pecados y preparte en la dignidad para recibir a Dios.

Rezo:

"Oh piadoso Señor Jesucristo yo el pecador más indigno, confiando en vuestra misericordia y bondad más que en mis propios merecimientos, vengo con temor y temblor a tomar parte en este banquete del altar.

Reconozco que tanto mi corazón como mi mente están manchados con muchos pecados y que mi cuerpo y mi lengua no han sido guardados cuidadosamente.

Por lo cual Oh Dios Piadoso, yo miserable, en medio de tantas angustias, recurro a vos que sois fuente de misericordia, a vos acudo en busca de salud, y me acojo bajo buestra protección, y ya que me es imposible soportoar vuestra mirada de juez irritado, deseo vivamente contemplaros como un Salvador.

A vos Señor, descubro mis llagas y mi verguenza. Conozco que os he ofendido frecuentemente, por eso me inspiráis temor, más espero en vuestra misericordia infinita. Rey eterno y dios de los hombres, miradme con ojos misericordiosos.

Oídme pues en vos tengo puesta mi esperanza, apiadaos de mí, que estoy lleno de miserias y de pecados, Vos que sois fuente de misercordia que no cesa jamás de manar. Salve, víctima de salvación, ofrecida en el patíbulo de la cRuz por mí y por todo el linaje humano.

Salve, noble y preciosa sangre que mana de las llagas de nuestro Señor Jesucristo crucificado y lava todos los pecados. Acordaos, Señor de la criatura que habéis rescatado con vuestra Sangre, me arrepiento ya de haberos ofendido y propongo enmendarme en lo sucesivo.

Padre clementísimo, alejad de mí todas mis iniquidades y pecados, para que, purificado de alma y cuerpo, merezca entrar dignamente en el lugar santísimo y que este cuerpo y esta Sangre que deseo recibir, aunque indigno, sirva de remisión de mis culpas, para purificar totalmente mi alma de sus delitos, para ahuyentar los pensamientos torpes, para devolver los buenos sentimientos y finalmente, para la firme defensa contra los asedios del enemigo de mi alma y de mi cuerpo. Amén"







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

1651 hoy
2124 ayer
5856300 desde el principio

Visitantes conectados: 32