Oración de San Francisco de Asís. (Protección)


Lunes 12 de agosto de 2013
por  Maestro Lenwé
 Visitas  217




Oración de San Francisco de Asís. (Protección)


Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta popular invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color azul, símbolo de la claridad eterna y vivificante y si es posible realizar una vaporización de aceite ensencial con perfume de incienso o mirra.

Es bueno mantener la cabeza un poco inclinada cuando se recita y al final hacer la señal de la cruz, momento en el que se debe comunicar la petición que se necesita alcanzar, posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco en torno a dos minutos y acto seguido apagad la vela y la lamparilla o sahumerio con perfume que se encendió al principio. Es recomendable decirla cada día y a poder ser a la misma hora.

Rezo:

"Oh padre mío, prodigio de santidad, dotado de gracia, atlante del cielo, asombro del mundo, imagen viva de jesucristo, varón apostólico, juez de los entendimientos, mártir de deseo, sustentáculo de la fe, espada contra los herejes, crédito de las maravillas de dios, a quien los brutos obedecen, los peces escuchan, las aves alegres festejan, a cuya voz los mares y elementos se rinden, y la naturaleza desconoce sus leyes, reparador del mundo que con las luces de vuestra enseñanza exhortaste y convertiste príncipes, magistrados, pueblos y ciudades.

Consuelo de afligidos, patriarca de pobres, báculo de ancianos, patrón de viudas, defensa de ancianos, medicina de enfermos, ministro de la santísima trinidad. Ángel. Serafín. Patriarca. Profeta. Confesor. Virgen. Alférez de Jesucristo. Columna de la iglesia.

Os suplicamos que por los méritos de nuestro señor Jesucristo, y por vuestra intercesión nos alegréis los favores que os pedimos en esta oración, para mayor honra y gloria de dios nuestro señor, en cuya voluntad nos resignamos conformes, que nuestro deseo es verlo, nuestro temor es perderle, nuestro dolor no gozarle, nuestro goce el amarle y la vida de nuestra alma la deseamos para alabarlo eternamente en la gloria. Amén "







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

603 hoy
2001 ayer
5859210 desde el principio

Visitantes conectados: 26