Oración José Gregorio Hernández Cisneros para sanación


Viernes 10 de enero de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  1161




Oración José Gregorio Hernández Cisneros para sanación

José Gregorio Hernández Cisneros fue un médico y científico venezolano, solidario con los más necesitados, tanto que muchos latinoamericanos lo consideran santo a pesar de no haber sido canonizado por la Iglesia Católica. Murió de forma trágica, al golpearse la cabeza con el borde de la acera a consecuencia de un impacto con un automóvil, en la esquina de Amadores, La Pastora, Caracas, Venezuela, barriada que forma parte de Caracas. Sus restos reposan en la iglesia parroquial de La Candelaria ubicada en el centro de la ciudad de Caracas, después de estar por mucho tiempo en el Cementerio General del Sur.
Actualmente está en proceso de beatificación y canonización, logrando en el año 1986 que el papa Juan Pablo II lo declarara «venerable».

Preparación:

Vamos a proceder a realizar esta invocación. Es recomendable, aunque no imprescindible, antes de recitarla proceder a encender una vela de color blanco. Inicia toda oración con la marca de la cruz.
Posteriormente es aconsejable en estos momentos no pensar más en la petición y quedar en paz procurando tener la mente en blanco unos segundos.

Oración:

Oh Señor Dios mío! que todo lo puedes y que habéis acogido en tu seno a vuestro amado Siervo José Gregorio Hernández. Que por vuestra gran Misericordia le diste el Poder de Curar Enfermos en este mundo.

Dadle Señor la gracia de Curarme, como Médico Espiritual a mi Alma y a mi Cuerpo si ha de ser para tu Gloria.

Y tú, siervo bendito de Dios, oye mis gemidos escucha mis suplicas e intercede ante tu Señor por mi pronta recuperación y por mi ansiada salud.

Bondadoso Dr. José Gregorio Hernández, por tu generosidad con los pacientes.

Deposito en ti mi confianza para que seas fiel intermediario ante nuestro Dios, tu confidente y amigo.

No me abandones.

Suplico al Sagrado Corazón de Jesús y al Espíritu Santo para que ilumine a los médicos. Que identifiquen bien mi enfermedad y encuentren los medicamentos y tratamientos apropiados para curarme.

A mi Madre, la Virgen María que me de fuerzas para soportar con ánimo y esperanza todas las incomodidades de mi enfermedad y así redimirme de todas mis faltas como mi Señor Jesús sufrió en la cruz.

Gracias Jesús mío.

¡Gracias!

¡Amén!

El Oráculo de Delfos. Te veo. Te ves.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

298 hoy
1773 ayer
6156168 desde el principio

Visitantes conectados: 59