Ritual Oración a Santa Brigida para que se fijen en ti


Miércoles 13 de agosto de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  555




Hoy os traigo una Oración-Ritual que me la ha enviada una seguidora. Dice que es muy efectiva y que ella, despues de haber practicado diversas oraciones y rituales, considera que ésta ha sido increiblemente efectiva desde que la hizo, encontrando el amor de su vida, y teniendo una vida plena de amor.

Yo no he querido guardar esta oración, así que os la pongo en vuestro conocimeinto para que comprobeis por vosotros mismos y mismas su increible efecto.

Si os va bien, escribir comentarios por aquí, para que todo el mundo conozca sus efectos.

Siempre que se hace un ritual oración, es importante que os tomeis vuestro tiempo, que creeis un clima adecuado tanto en cuanto iluminación como en silencio. Actua ritualmente, con consciencia de lo que haces. Si te pones a realizar el ritual, sin la conciencia necesaria, con desconfianza, no lo inicias. Tienes que creer en el ritual, en la oración y en tí. Ese tríangulo divino tienes que respetarlo y respetarte a ti misma.

NECESITAMOS

  • 3 velas
  • 1 Espejo
  • 1 Imagen de Santa Brigida (puedes usar la que adjuntamos en esta oración

INICIAMOS EL RITUAL

Este ritual hay que hacerlo de noche.
Pon las velas en forma de triangulo.
En el centro coloca el espejo donde has de verte reflejada
Coloca la estampa de Santa Brigida (puedes poner el movil si quieres con la imágen o imprimar la que adjuntamos) delante de ti.

A continuación, enciende las velas con una cerilla de madera y recita:
Santa Brígida no fue casada ni viuda, ni religiosa, pero Cristo le dio una espina y la tomo por esposa.
¡Oh Jesús, Espejo de la Verdad, Sello de la Unidad, y Vínculo de la Caridad! Acordaos de la multitud de Llagas con que fuisteis herido, desde la Cabeza hasta los Pies. Esas Llagas fueron laceradas y enrojecidas, O dulce Jesús, por la efusión de Vuestra adorable Sangre. ¡Oh, qué dolor tan grande y repleto habéis sufrido por amor a nosotros, en Vuestra Carne virginal! ¡Dulcísimo Jesús! ¿Qué hubo de hacer por nosotros que no habéis hecho? Nada falta. ¡Todo lo habéis cumplido! ¡O amable y adorable Jesús! Por el fiel recuerdo de Vuestra Pasión, que el Fruto meritorio de Vuestros sufrimientos sea renovado en mi alma. Y que en mi corazón, Vuestro Amor aumente cada día hasta que llegue a contemplaros en la eternidad. ¡O Amabilísimo Jesús! Vos sois el Tesoro de toda alegría y dicha verdadera, que Os pido concederme en el Cielo. AMEN

Repite por dos veces de nuevo:
Santa Brígida no fue casada ni viuda, ni religiosa, pero Cristo le dio una espina y la tomo por esposa.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

937 hoy
1928 ayer
5851301 desde el principio

Visitantes conectados: 55