Ritual de purificación de tu casa con limones


Viernes 7 de marzo de 2014
por  Oráculo de Delfos
 Visitas  1087




Ritual de purificación de tu casa con limones

Objetivos:

Es posible que tengas problemas en tu casa. Peleas entre tu familia, con los vecinos, circunstancias económicas desfavorables. Este ritual es de purificación y limpieza y tiene su origen en la tradición esotérica europea.
Piensa que las cosas solo las puedes cambiar tu y que todo tiene diferentes caminos. Escoge el tuyo y aplica las herramientas que consideres más oportunas. Pero no lo deposites todo en nuestros rituales. Solo queremos empujarte a dar un primer paso que es empezar a cambiar las cosas, pero los siguientes pasos tendrás que realizarlos tu.
Recuerdalo siempre. Te empujo para un primer paso, pero el camino lo tienes que hacer tu.

Cuando mires a tu alrededor, piensa en cómo puedes cambiar tu entorno y cuanto tienes o no de responsabilidad por las relaciones que has establecido con ese entorno.

Sabemos que vivimos momentos de muchas dificultades. Como siempre os digo, la efectividad de los rituales depende en gran medida de tu creencia en ellos, y la capacidad que tengas de despertar las energías ocultas que nos rodean y que pueden cambiar las circunstancias de nuestra vida positivamente.

Se necesitan los siguientes elementos:

  • Siete Limones
  • Agua de lluvia o de manantial
  • Cuenco o bol blanco
  • Tres velas blancas

Preparación y Desarrollo:

Antes de comenzar a realizar este ritual magistral es necesario que te concentres en lo que vas a hacer. Piensa en el objetivo que persigue y que lo que estás haciendo es un camino que ha de llevarte allí. Los rituales, son instrumentos y su efectividad dependen mucho de tu actitud hacia lo que estás haciendo. Un ritual PREDISPONE a la consecución de un objetivo, pero NO DETERMINA. Así que mucho de lo que hagas depende de ti.
No actúes nunca con malicia, pues se volvería contra ti. Tampoco sea excesivamente egoísta. Piensa en ti, pero también en los demás. Analiza tu acción y hacia dónde te conduce. No siempre lo que queremos es lo mejor para nosotros. PIENSALO.

Quizás tus problemas no están dónde tu crees que está el problema. Te aconsejo que empieces con rituales sencillos, de predisposición como yo los llamo, y de carácter generalista. De todas formas siéntete libre para hacer lo que quieras. Es un buen principio para comenzar.

Siempre que inicies un ritual, no consumas alcohol ni sustancias que alteren tu consciencia. Tienes que tener plena consciencia de lo que haces. No evadas los problemas. AFRONTALOS.

La efectividad de los rituales depende de muchos factores, pero hay uno que es determinante; la creencia en ti y seguir trabajando en la búsqueda de lo que quieres. Te proporciono herramientas para darte una ayuda complementaria, pero no olvides que esto depende de ti. Te animo a seguir en la búsqueda y que practiques este ritual buscándote a ti mismo o misma.

Iniciamos el ritual.

Prepara el altar como es costumbre.

Enciende las velas de forma ritual. Encomiéndate a un santo de tu devoción, espíritu de tus creencias o simplemente habla en voz alta, pronunciando por tres veces: TODO SALDRÁ BIEN.

Coge los limones y pelales las cáscaras.

Solo vamos a utilizar las cáscaras, pero el pelarlos forma parte del ritual. Concentrate cuando lo hagas, deseando una vez más que todo salga bien. Cuando termines de pelar uno de los limones, deposita en un cuenco o bol blanco la cáscara.
Pronuncia. TODO SALDRÁ BIEN.

Repite la acción con los siete limones.

Coge el agua de lluvia. Si no tuvieras, puedes utilizar agua de manantial embotellada. Pon agua en el cuenco o bol.
Pronuncia: EL AGUA PURIFICA.

Quédate pensativo un tiempo y positiviza.

Tras unos diez minutos, apaga las velas.

Una vez hecho esto, durante los próximos días y a primera hora de la mañana, mójate los dedos con el agua que hay en cuenco o bol, y “pinta” una cruz en la puerta de tu casa.

Repite durante siete días seguidos esta operación.

Al octavo día, riega con el agua resultante una maceta y las cáscaras de los limones tíralas a un río, al mar, o entierra en un jardín.

Todo saldrá bien.

El ritual ha terminado.

No te olvides de recoger y limpiar todos los elementos que has utilizado en el ritual con el máximo respeto y delicadeza.

Te doy herramientas, no soluciones.

El Oráculo de Delfos. Te veo, Me ves. Te doy herramientas.







Comentar el Artículo





Estadísticas

Última actualización

Jueves 24 de enero de 2019

Publicación

1021 Artículos

Visitas

1158 hoy
1836 ayer
5906665 desde el principio

Visitantes conectados: 48